¿QUÉ ES EL PATRIARCADO?

Imagen

Patriarcado es una palabra que hoy en día despierta rechazo e incluso odio. Pero, ¿qué significa? ¿De dónde proviene? La palabra ‘patriarcado’ deriva del griego πατήρ (patḗr), que significa padre y άρχειν (árkein) que significa mandar, es decir, “gobierno de los padres”; y más adelante deriva del latín “patria” que significa descendencia o familia, y “archo”, mandar. Esto hace referencia al poder que ejercía el sexo masculino en el núcleo familiar y, por ende, sobre el sexo femenino. Por tanto, se denomina patriarca al jefe de familia que ejerce toda autoridad. En sociología se entiende como una“organización social primitiva en que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aun lejanos de un mismo linaje”. Hoy en día se califica de patriarcado toda creencia o actitud machista (superioridad del hombre con respecto a la mujer) y se condena bajo este nombre todo tipo de violencia doméstica, acoso sexual, o la diferencia salarial en el trabajo, entre otros.

La historiadora feminista Gerda Lerner explicó en su libro La creación del Patriarcado (1986) el origen de esta organización social, exponiendo la dominación patriarcal desde la Prehistoria hasta día de hoy, y plasmando así la situación de la mujer en la sociedad. Lerner define el patriarcado como “la manifestación e institucionalización del dominio masculino sobre la mujer y los hijos en el núcleo familiar y la extensión de esto en la sociedad en general”. Antes de los tiempos prehistóricos, existían sociedades igualitarias; sin embargo, el modelo de familia patriarcal surge cuando se establece la agricultura alrededor del 3.100 al 600 a. C. Se produce un cambio social, en el que el ser humano pasa de pertenecer a la sociedad nómada y recolectora del Neolítico a una sociedad sedentaria basada en la agricultura. Debido al establecimiento de la agricultura, el pueblo tiene que cultivar los campos. Con el objetivo de obtener más beneficios e incrementar la producción, la labor de la mujer se reduce a su labor reproductiva. Esto ocurre porque cuantos más hijos criara, más beneficios producirían. Más tarde esta labor se endureció. Las familias buscaban más poder y riqueza y muchas mujeres fueron capturadas como esclavas para ejercer su poder reproductivo y dar a luz a niños que enriquecerían a la familia. Esta práctica permitió la creación de la estructura patriarcal en la sociedad en la que los hijos varones heredaban la propiedad mientras que las hijas y mujeres desarrollaban su papel maternal. Esta situación también definió las relaciones entre hombres y mujeres, relegando a la mujer a un segundo plano.

Gerda Lerner negaba las diferencias biológicas entre hombres y mujeres y afirmaba que la separación del hombre y la mujer en diferentes ámbitos o esferas era un constructo sociocultural, como por ejemplo la atribución de cualidades como la fuerza o la delicadeza en los hombres y las mujeres respectivamente. Asimismo, establece que las actividades funcionales y esenciales del Neolítico que aseguraban la supervivencia del ser humano ya no se requieren a día de hoy y afirma que dichas actividades o prácticas deben ser adaptativas, es decir, que deben estar adaptadas a la sociedad del momento.

PATRICIA DÍAZ

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *