POR UNA GOTA DE AGUA, POR MUCHAS GOTAS DE AGUA

En 1992 la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo decidió dedicar un día anual a los recursos de agua dulce. Nació así el Día Mundial del Agua (DMA) y cada uno de esos días(22 de Marzo) hasta hoy (2019) se ha ido trabajando y penetrando en el tema, llegando a una divulgación social, empresarial e institucional realmente importante para todos. Los ciudadanos estamos invitados a sumarnos a la campaña de difusión en redes sociales sobre la crítica realidad del agua: “La escasez de agua es un problema que nos afecta a todos, y todos debemos colaborar en la solución”. La situación mundial está así: La clase social pudiente recibe el servicio de agua y saneamiento de buena calidad, y paga menos o igual que los pobres siendo la misma agua. En los denominados pobres se incluyen los enfermos, la nacionalidad, el idioma y la raza o la etnia. Todos estos son factores de discriminación. En la celebración del DMA se intenta incluir a todos estos colectivos, induciendo a todos los gobiernos e instituciones a que el agua llegue a ellos y que a la hora de hacer normas y leyes se tengan en cuenta sus voces y sus necesidades presupuestarias para el acceso al agua dulce y potable que tanto necesitan. Unos datos muy significativos: Más de 650 millones de personas en el mundo podrían desplazarse de su hábitat a lugares hídricos en un plazo de 10 años. Dos tercios de la población mundial, unos 4.000 millones, padecen escasez de agua durante un mes al año. Más de 145 millones toman el agua de fuentes y arroyos naturales. En las escuelas primarias, una de cada cuatro no tiene agua potable y los niños beben agua sin garantías de salubridad o pasan sed, pero más dramático es que casi mil niños de edad inferior a 5 años muere cada día por esa agua insalubre o por un saneamiento malo o inexistente.

Ya en la España meridional y con importante tendencia a la desertización, hay que decir que la Cultura del Agua es un hecho fundamental en la zona más desértica: el Sureste. Es por esto que la cultura que he mencionado es un acontecimiento a destacar: ¡Uso eficiente en el sector agrícola, industrial y en los municipios! Es esencial para el desarrollo sostenible, el crecimiento económico y en la reducción de la pobreza. Hay que destacar la existencia de empresas especializadas en sistemas altamente tecnológicos en riego por goteo en superficie y así mismo en riego por goteo subterráneo, el sistema más eficiente en el ahorro de agua. Muchas de las plantas potabilizadoras móviles para situaciones de emergencia, como fue en los terremotos de México y Haití, salieron de estas empresas. El agua es el motor que mueve el sector agrícola y ganadero, por ello defienden las aguas depuradas, la desalación y los trasvases del río Tajo al río Segura, tan deficitario. Manifiestan los agricultores de la zona: “Necesitamos agua para beber, para regar y para las industrias, por lo que se requieren más desalinizadoras y mantener los trasvases de agua mientras objetivamente sea posible, sin luchas entre autonomías y comunidades de regantes. La Ley del Agua no se cumple y la sobreexplotación de acuíferos es excesiva. El agua desalada sería más barata si se utilizase energía fotovoltaica para su generación y transporte a los lugares de riego o consumo doméstico. Así mismo abarataría el coste que las plantas desalinizadoras  fueran propiedad del Estado. El agua que se consume en la capital de España (400 hm3) no se depura por lo que se pierde como caudal ecológico del río Tajo a su paso por Aranjuez, Toledo y Talavera”. Otra empresa del Sureste español, radicada en Alicante y Murcia, está especializada en la Gestión del Ciclo Integral del Agua y garantiza el suministro y saneamiento a más de 22 millones de personas en más de 20 países en todo el mundo (alrededor de 1.100 municipios). Trabajan con la propuesta de la sostenibilidad social, medioambiental y financiera, así como reducir la huella de carbono (CO2), regenerar las aguas usadas y el uso de energías renovables, con tecnologías innovadoras, reducción del consumo de agua (“que no se pierda ni una gota”) y lucha contra el cambio climático. Estas empresas especializadas en la gestión del agua, deben mostrar su capacitación obteniendo el sello de calidad CO2 y el sello 50.001 (gestión energética) lo que dirá de ellas que han alcanzado la excelencia.

Para alcanzar esta excelente gestión, en mi opinión, se requiere sensibilidad y solidaridad, no es suficiente el interés por el dinero. La solidaridad es un valor humano importante y esencial. Es lo que hace una persona cuando otra necesita de su ayuda; es la colaboración que alguien ofrece para que se pueda terminar una obra especial. Es un sentimiento que produce ganas de ayudar a los demás sin intención de recibir nada en compensación. La solidaridad es un compromiso moral que existe entre quien puede ayudar a otros en situación de riesgo extremo. Por esto puedo afirmar que el Agua es Solidaridad.                                                        

JD 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *