INTRODUCCIÓN AL FEMINISMO

Imagen

En este apartado, haremos un recorrido por la historia del feminismo, explicaré brevemente la definición de feminismo y mencionaré algunas figuras importantes del movimiento para así conocer y comprender los motivos del surgimiento del mismo y qué ha sido de él hasta el día de hoy. El feminismo se conoce como un movimiento social e ideológico que busca la igualdad entre hombres y mujeres. Surgió a finales del siglo XVIII, se desarrolló entre los siglos XIX y XX y continúa hasta hoy en día, dando como fruto las conocidas tres olas feministas; por tanto, el movimiento se divide en tres partes.

Tradicionalmente, la mujer era educada para convertirse en un individuo dependiente y abnegado dedicado únicamente al cuidado del hogar, la crianza y a su esposo. Además, se la calificaba de “pasional” e “irracional” frente al sexo “fuerte” e “inteligente”, el hombre. Por ello, se la privaba de los derechos básicos del estado, es decir, derecho de propiedad, derecho a la educación y otros derechos como el sufragio o incluso de tomar decisiones personales. Esta situación no comienza a cuestionarse hasta finales del siglo XVIII cuando surge en Francia la Ilustración, un movimiento intelectual por el cual todos los ciudadanos son iguales independientemente de su clase social, pero que discrimina a las mujeres. Este movimiento desencadena la Revolución francesa, en la que se redacta la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano (1789), aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa y en la que no hay cabida para la mujer. Así nace la primera ola feminista, la cual busca la extensión de los derechos del hombre a los de la mujer, y a la que se le llamó feminismo liberal. De esta ola nacen figuras importantes como Olympe de Gouges. Escribió su obra Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791), en la que reivindicaba los derechos de la mujer en protesta a la anterior obra. Por otra parte, la escritora británica Mary Wollstonecraft, conocida por ser la madre de la autora de Frankenstein (1818), Mary Shelley, tuvo mucha repercusión al añadir el género femenino en su obra Vindicación de los derechos de la mujer (1792) en los ideales descritos en su anterior obra, Vindicación de los derechos del hombre (1790). Surge en los países anglosajones un movimiento llamado Sufragismo, por el cual las mujeres reivindican el derecho a voto. Tras décadas de protesta y reivindicación, la mujer consigue el voto en EE.UU en 1920, en Gran Bretaña en 1928 y en España en 1931 (aunque durante el régimen franquista el voto se limitó solo al hombre y en 1977 volvió el sufragio universal), entre otros.

Más adelante surge la segunda ola feminista. La filósofa y escritora francesa Simone de Beauvoir es considerada una de las precursoras y figuras más importantes de esta ola, ya que su obra, El segundo sexo (1949), supuso un hito en la historia del feminismo. En ella Beauvoir verbaliza la situación de inferioridad de la mujer con respecto al hombre en el ámbito social, político y económico, y afirma que el primer paso para adquirir mayor representación en la sociedad es la independencia económica. Asimismo, hace distinción entre los conceptos de sexo y género y establece que el género es un constructo sociocultural naturalizado en la sociedad, pues el sexo hace referencia a una cuestión biológica y el género a una cuestión cultural. Su frase más celebre es “no se nace mujer, se llega a serlo”. Como podemos observar, el anterior concepto de feminismo cambia su forma y, por ende, su definición. La segunda ola se caracteriza además de la lucha social por la mujer, por la inclusión de la clase trabajadora y la inclusión racial, así como las mujeres LGTB. La tercera ola feminista mantiene las mismas bases que la anterior, pero con un énfasis en eliminar los mitos e ideales de belleza y aceptar la naturaleza propia, condenar los abusos, violaciones y la violencia doméstica, y apoyar el lenguaje inclusivo. La definición de feminismo ha sufrido diversas transformaciones a lo largo de la historia, por lo que la escritora e historiadora Estelle Freedman asegura que es más adecuado hablar de “feminismos” en plural.

PATRICIA DÍAZ .

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *