LA SECTA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ (Tj)

Esta secta religiosa basa su doctrina y su vida en la Biblia, principalmente, la cual está manipulada pues presenta muchos errores intencionados siguiendo así las directrices de la empresa que los dirige: La Watchtower Bebible and Tract Society, ubicada en Nueva York y con gran poder económico. Ésta les marca de manera férrea e inapelable la lectura, interpretación y aplicación de la Biblia en sus vidas, en el día a día, exagerando unos aspectos y minimizando otros. Los Tj creen que Jesús es hijo de Dios pero no tiene naturaleza divina, entrando en contradicción con todas las Iglesias cristianas. Su monoteísmo es muy estricto y su comprensión de Dios es similar a la del islam, solo que añaden que éste tiene su ubicación física en las Pléyades (Grupo de estrellas de la constelación de Tauro). Para éstos Jesucristo es la primera criatura creada que ayudó a Jehová Dios a hacer el resto de la creación, y afirman que antes de encarnarse se llamaba Miguel (el arcángel San Miguel). Que Jesús y Miguel  eran la misma persona. Así mismo creen que al morir en la cruz quedó destruido su yo, y al resucitar recibió un cuerpo inmaterial…, su cuerpo físico está incorrupto en espera de ser exhibido  en el milenio que precederá el fin de los tiempos. A lo largo de su historia se han radicalizado en sus signos anticristianos: rechazan la cruz (dicen que Jesucristo murió en un madero de un solo palo), rechazan la Navidad, a la Virgen María, y del Espíritu Santo dicen que son ángeles u hombres de parte de Dios. Rechazan todas las religiones y se denominan así mismos “los verdaderos cristianos” por lo que no están dispuestos a un diálogo ecuménico ya que ellos poseen la verdad divina. Los Tj son una secta de origen cristiano fundada en el siglo XIX y disponen de dos revistas: “La Atalaya”  y el “Despertad” muy popular entre sus adeptos. Es en esta última en la que manifiestan que forman parte de “una obra mundial de educación bíblica”, y no es  así porque la TNM (Traducción del Nuevo Mundo de las Sagradas Escrituras) ha sido escrita y publicada bajo los auspicios de la empresa indicada anteriormente (Watchtower Bible…). Manifiestan los Tj que su Biblia es una versión exacta y sencilla, pero es evidente una presunta mentira. Lo curioso es que en ella no aparecen ellos, los Tj, por ningún sitio. Presumen de que a diferencia de otras traducciones la TNM es una versión en lenguaje moderno, pero está manipulada: sólo toman los versículos que les conviene y también falsean las traducciones. Todo lo que contradiga su aparato doctrinal es modificado, y este principio lo establece la cúpula de la secta a través de la Watchtower Bible… En el documento “La interpretación de la Biblia en la Iglesia” publicado en 1993 por la Comisión Pontificia Bíblica (católica) se explica en qué cosiste una lectura fundamentalista de esta: “Es una interpretación primaria y literal, que excluye todo esfuerzo de comprensión que facilite su crecimiento histórico y su desarrollo; se opone al uso del empleo del método histórico-crítico y cualquier método científico”. Así los adeptos Tj leen e interpretan la Biblia según la TNM (Traducción del Nuevo Mundo) y esto les lleva a consecuencias peligrosas como el rechazo a las transfusiones de sangre y con ello la muerte está servida. Esta lectura fundamentalista entronca con una ideología que no es bíblica y que les exige una fidelidad incondicional a su rígida doctrina. La TNM contradice en muchas ocasiones las lenguas antiguas, por lo que no se puede hablar de una traducción de la Biblia si no de una falsificación. Este fundamentalismo tiene sus peligros porque lleva a las personas que buscan respuestas a sus problemas existenciales en la Biblia a ser engañados con interpretaciones piadosas o ilusorias. La Biblia no contiene necesariamente una solución inmediata a cada uno de los problemas del lector y la biblia jehovista puede llevar a una especie de “suicidio del pensamiento”. Bibliografía: Esoterismo, Sectas, Nueva Era. Autor: L. Santa-maría. PSeditorial.

Share Button